Estados latinoamericanos ser más solidarios con los ciudadanos haitianos

El Servicio Jesuita a Refugiados Latinoamérica y el Caribe y el Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes – Ecuador,

piden a los Estados latinoamericanos ser más solidarios con los ciudadanos haitianos

Quito, 11 de abril de 2011.  El pasado viernes 08 de abril, el Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes de Ecuador, ofreció una rueda de prensa donde se informó a la ciudadanía sobre la situación de los ciudadanos haitianos en el Ecuador y América Latina.

El P. Fernando Ponce León, SJ, director nacional del SJRM, dio la bienvenida a todos los asistentes con el lema de la campaña en contra de la discriminación y xenofobia “Convivir en solidaridad” y envió un mensaje de inclusión y acogida a todas las personas que se encuentran en contextos de Movilidad Humana.

Seguido de esta intervención, Edson Louidor, coordinador de incidencia y comunicación para Latinoamérica y el Caribe (SJR-LAC),  informó que en los tres últimos años, América latina y principalmente Suramérica se ha convirtiendo en un nuevo polo de migración para los haitianos.  En 2009 había 75.000 haitianos en sur América y desde hace tres años hay presencia mucho más significativa de movimientos migratorios de haitianos en la región y las principales entradas serían por Ecuador y Chile, de esta última, en 2008 entraron 392 haitianos, en 2009 subió a 477, en 2010 ya ascendió a 820 y para enero de 2011 en un solo mes existe la presencia de 125 haitianos, manifestó Louidor.

Además reveló que en Ecuador en 2009 han ingresado 1258 haitianos, en 2010; 1687 y en el primer trimestre de este año han ingresado 1112 haitianos, es decir que habido cierto crecimiento de este flujo haitiano en estos dos países. También, según Louidor se ha notado una cierta complejidad de estos flujos migratorios, por ejemplo: en 2009 los haitianos se movían un poco más de Ecuador a Venezuela pasando por Colombia y de Ecuador a Brasil pasando por la frontera de Perú y Bolivia; pero desde el 2010, después del terremoto estas rutas migratorias se han complejizado, debido a que ahora las rutas pasan de Ecuador a Brasil por Perú, de Chile a Venezuela; y además usan otros países de tránsito como República Dominicana y Cuba. El destino de los haitianos siempre ha sido el mismo, ir a Guayana Francesa y de ahí a Francia o a los Estados Unidos de América.

Frente a cierto endurecimiento de la política migratoria y al cierre de frontera de Guyana Francesa, los haitianos están llegando masivamente a Brasil. Según datos de las autoridades brasileñas entre 1200 y 2000 haitianos han entrado por la frontera de la amazonia, así lo afirma Louidor.

El Servicio Jesuita a Refugiados Latinoamérica y el Caribe (SJR-LAC),  tiene varias preocupaciones ante la situación de los flujos migratorios haitianos, según Louidor. Afirma que la primera es el agravamiento de la situación humanitaria en Haití, este planteamiento ya se lo hizo en días anteriores en Haití, mediante un comunicado en el cual se expresa al Estado el agravamiento de la situación que obliga a los haitianos a migrar, además de la incapacidad del gobierno haitiano y de la comunidad internacional para responder  a las necesidades de las personas en Haití.

A todo esto, menciona Louidor, hay que sumarle que la reconstrucción de Haití ha sido un proceso muy lento y eso ha favorecido la promoción e intensificación de las redes de trata y tráfico en Haití “Están reclutando a  los jóvenes, a la población para que vengan a América Latina y con el cierre y el endurecimiento de las políticas migratorias se ha puesto a los haitianos en una situación mucho más difícil y de vulnerabilidad”.

Frente a esto, Louidor plantea lo siguiente:

• Los gobiernos de América Latina deben dar una respuesta humanitaria a la situación de los haitianos, por ejemplo: dar una visa humanitaria y no deportarlos.   Además crear una política de buena acogida a este conglomerado

• Se debe crear una red regional para luchar contra la trata y el tráfico de personas haitianas, haciendo la diferencia entre victimarios y víctimas, castigando a  los unos y protegiendo a los otros. El SJR promueve la creación de una red de protección regional a todos los países involucrados en el flujo haitiano hacia América latina, se está trabajando con organizaciones de la sociedad civil y otros organismos que pueden colaborar para proteger y asistir a las personas que han sido víctimas de trata y tráfico.

Por su parte, el P. Fernando Ponce, SJ, resaltó que aproximadamente en el mes de  marzo del 2009, el SJRM – Ecuador detectó la presencia de un grupo de 150 ciudadanos haitianos en el norte de Quito. Luego del terremoto que azotó a Haití, esta cifra aumentó considerablemente hasta el día de hoy.  El SJRM indica que esta población tiene dos problemas principales; la falta de documentos y  la falta de trabajo.

El Padre Ponce, informó también que recientemente habido un flujo de estudiantes haitianos hombres y mujeres que llegan a Ecuador a estudiar, muchos de ellos han sido engañados con ofertas falsas.  “En números la cifras son pequeñas, pero si  es  una situación de preocupación, pues es una población no deportable pero difícilmente regularizable; el gobierno ecuatoriano ha asegurado que no va a deportar a los migrantes por la situación de ese país, sin embargo la nueva ley de migración no presenta soluciones viables para esta población”, señaló.

“Otro problema de integración de esta población, es el desconocimiento del idioma, ya que dificulta su inserción en el campo social y laboral; y un tercer problema es que son flujos migratorios nuevos, es decir para los que llegan no hay redes consolidadas que les puedan servir de apoyo a los nuevos, como si pasa con los peruanos y los colombianos”.

Estas dificultades aumentan ciertamente la vulnerabilidad de estas personas, nosotros  como SJRM hemos implementado lo que llamamos una escuela de español, damos además asesoría legal, inserción educativa para hijos de inmigrantes, apoyamos el fortalecimiento de una organización y estamos aprovechando foros y eventos como estos para dar un mensaje claro, “el Ecuador no puede ser un país discriminatorio y Xenófobo”, indicó.

Frente a esta situación, el P. Fernando Ponce, SJ, manifiesta que… “esperamos soluciones creativas por parte del Estado ecuatoriano; mientras se trabaja la nueva ley de migración, esperamos que el Estado sea nuestro aliado, para incidir en América Latina, con el objetivo de contemplar una visa humanitaria y una visa para víctimas de trata que hoy por hoy nos hace mucha falta”.

Advertisements
%d bloggers like this: